En el gobierno porteño avanza un proyecto para mudar el emblemático campo que pertenece al Ejército.

El mundo del Polo está convulsionado por un rumor que se instaló fuertemente en las últimas semanas: la posible mudanza de la emblemática Catedral de Palermo.

En el ministerio de Desarrollo Urbano de la Ciudad de Buenos Aires trabajan en un proyecto para mudar el Campo de Polo, ubicado en la intersección de las avenidas Libertador y Dorrego.

Si bien el proyecto se encuentra bajo siete llaves, en el ambiente del Polo están al tanto de la intención del gobierno de trasladar La Catedral a otro predio, posiblemente al Hipódromo de Palermo.

El objetivo del gobierno es desarrollar allí un complejo de torres de lujo, habida cuenta de que el valor del metro cuadrado en esa zona no baja de los 4 mil dólares.

 

La historia de La Catedral

El predio se inauguró oficialmente el 27 de octubre de 1928, en los antiguos terrenos de la Sociedad Sportiva Argentina, creada en 1907.

Desde 1898 el campo de Polo es gestionado por el Ejército. Ese año y a través de un decreto firmado por el presidente Julio A. Roca y su ministro de Guerra, Luis María Campos, se creó la Inspección General de Remonta que pasó a depender de la VIII División de la Dirección General de Administración.

Se formó entonces la VIII División-Remonta, Campos de Maniobras y Propiedades, dependiente de la Dirección General de Administración. Esa división tenía a su cargo el servicio de veterinaria y la remonta de ganado para el Ejército, la administración, explotación y custodia de los campos de maniobras y demás propiedades del Ministerio de Guerra.

Ahora es propiedad del Ejército y sus funciones dependen del Comando de Remonta y Veterinaria con sede en el barrio de Las Cañitas.

 

Movimientos en Defensa

Durante el kirchnerismo se especuló con la posible mudanza del Campo de Polo, como una etapa más de la expropiación de terrenos como el de La Rural, una batalla que el anterior gobierno perdió en la justicia.

El kirchnerismo planeaba transferir los terrenos de la Dirección de Remonta a la ex Onabe, el organismo encargado de administrar los bienes del Estado, para poder construir viviendas del programa Procrear de Anses.

El macrismo, en tanto, retomó esa idea en parte, y ya comenzó las conversaciones con el Ejército para cambiar el uso del predio, pese a que La Catedral es el símbolo más grande del Polo a nivel global.

En este contexto, en el mundo del Polo vieron con preocupación el ascenso de un polémico funcionario a la primera línea del ministerio de Defensa. Se trata de Héctor Lostri, ex secretario de Planeamiento porteño, muy cuestionado por la demolición de edificios históricos y por un entramado de negocios inmobiliarios con el aval del ex ministro de Desarrollo Urbano, Daniel Chaín, hoy secretario de Obras Públicas de la Nación.

El arquitecto Lostri es secretario de Ciencia, Tecnología y Producción del Ministerio de Defensa y pidió ser el interventor de Fabricaciones Militares. Su llegada a Defensa fue entendida en el sector castrense como una amenaza a los bienes del Ejército.

Durante la gestión de Mauricio Macri en la Ciudad, Lostri fue acusado de ser un «operador de negocios inmobiliarios», de haberse beneficiado de ellos estando en el gobierno porteño, de negocios incompatibles con la función pública. Para salvarse del juicio oral en una de sus causas, el arquitecto debió cumplir con una probation.

Ahora, en el mundo del Polo creen que Lostri será el verdugo de La Catedral.