El estupendo viaje de Delfina Blaquier y «Nacho» Figueras como embajadores del polo