Es habitual que cada jugador utilice un caballo diferente en cada uno de los chukkers. Si un caballo parece estar cansado antes del término de un chukker, el jugador puede cambiar de caballo. Pero al no existir tiempos fuera, el jugador que desea realizar el cambio debe esperar a que se de una pausa en el juego, acercarse a la orilla, cambiar de caballo, y regresar al campo antes de que se reanude el juego. Los caballos juegan como máximo dos chukkers no-consecutivos por partido.

Polo World MagazineGalería