En el Polo se enfrentan dos equipos de cuatro jugadores montados a caballo. La cancha mide un máximo de 275 metros de largo y 180 de ancho; en cada extremo hay un arco formado por dos postes de mimbre (u otro material liviano) a 7,3 metros de distancia entre sí.

Cada jugador lleva un taco con el que intenta golpear una bocha para introducirla en el arco y así marcar un gol. Luego de cada tanto, los equipos cambian de arco. Gana, por supuesto, el conjunto que al final del partido marcó más goles. Los jugadores deben manejar la rienda con la mano izquierda y el taco con la derecha.

El juego se divide en ocho tiempos (chukkers) de siete minutos cada uno. Entre cada chukker hay un descanso de 3 minutos.

Según su desempeño y habilidades, los polistas reciben un handicap, determinado por la asociación de polo de su país y que se expresa con un valor que va de 0 (el peor) a 10 (el mejor). El handicap de un equipo se calcula sumando los de sus jugadores, por lo que el máximo posible es 40.
Para participar del Campeonato Argentino Abierto (el torneo de polo más importante del mundo), un equipo debe tener un handicap de mínimo 28.

En Polo World Magazine vas a poder encontrar toda la Información de polo que necesitas. Eventos de Polo en Argentina, Personalidades, Novedades y mucho más…