La Dolfina, pentacampeón consecutivo del Campeonato Argentino Abierto de Polo HSBC

Con Cambiaso figura, amo de la Catedral, La Dolfina ganó por quinto año al hilo el Abierto Argentino, 14-13 al bravo Ellerstina en chukker suplementario.

No hay con qué darle a La Dolfina. Ni con cuatro Pieres juntos. Los de Cañuelas son los reyes del polo y lo confirmaron con un nuevo título del Abierto de Palermo, el quinto consecutivo, tras ganarle 14-13 la dura y picante final a Ellerstina en chukker suplementario. Las definiciones entre ambos marcarán que los de blanco festejaron ocho y los de negro, tres. Adolfo Cambiaso, siempre vigente, fue el goleador con ocho, igual que Polito Pieres.

Hay mucha gente afuera que quizá no veo el encuentro. Es que la oferta gastronómica es abismal, hay de todo para comer y todos comen, ni siquiera van a las tribunas. ¿Precios? Caros, como en todos lados; una aguita sale 50 mangos, para empezar…

Suena el Himno, respestuoso, sin el oh,oh,oh futbolero. Están Valeria Mazza, Rodolfo D’Onofrio, Germán Lauro, el Colo MacAllister… No falta el sentido homenaje a los tripulantes del ARA San Juan y el marcial “¡Viva la patria”!, mientras los granaderos se quedan, quietos, en el medio de esta cancha gigante de 270 por 150 metros, con capacidad para 14.000 personas que admiran a ocho jinetes que hacen magia pegándole de la manera en que le pegan a una bochita, sobre un caballo, a toda velocidad. Increíble.

La cancha se llenó, sí. A la Catedral acudieron los fieles a esta final más que los que profesan el culto al polo. Es que no hay mejor partido en el año que éste, en el cual se juntan los equipos con más handicap: La Dolfina, con perfectos 40, y  Ellerstina, en el que Polito Pieres es el único con 9.

El polo tiene similitudes con el fútbol. De este lado está la platea y, enfrente, sobre la calle Dorrego, la popular. En cada costado, las hinchadas. La de La Dolfina, con banderas uruguayas por Pelón Stirling, el 2 de los de Cañuelas; la de Ellerstina, banderas negras con la Z, a partir del apodo de los de General Rodríguez.

Es partido es taco a taco, con los Nª 1, los que serían el 9 en el fútbol, de goleadores. Entre Cambiaso y Polito Pieres hicieron la mayoría de los tantos. Los demás arman el juego para ellos. Acá se protesta y se pide amar…. infracciones, con el palo al aire.

Hay lesionados. En este caso, la yegua de Juan Martín Nero, 4 de La Dolfina. Fina Sirenita cogea y Nero le pega un tacazo al piso, con bronca. Entra la ambulancia para ella y se la lleva, sale acariciada por los aplausos de la gente.

Dos árbitros imparten justicia en vez de uno; si fuera necesario, hay un juez afuera, tipo cuarto árbitro. Y penales. Desde el lugar, 40 yardas, 60… Falta el VAR. Pero hay bares en la zona, estamos en las Cañitas.

Se juega en silencio, se escucha el ruido a los tacazos. La Zeta pica en punta 3-1 pero La Dolfina se pone 5-4. Las trompetas de la hinchada de la Zeta tocan Felices los 4 y Despacito. La de La Dolfina prenden bengalas de humo.

Después del cuarto chukker, en el entretiempo, hay show de la Escuela de Arte Ecuestre Argentino, gauchos a caballo, con banderas argentinas y poncho. El polo es bien de campo, canejo. Y de machos. Hay que ver cómo se tiran el caballo encima para ganar la posición. Se puetean y quedan cara a cara, como Stirling y Facundo Pieres. Desde lejos, duele.

La Dolfina, el candidato, vuelve mejor y se adelanta 10-8 (con ocho de Cambiaso). Pero del otro lado está Polito (siete) y desde su hinchada se escucha: “Sí, se puede”. Y no sorprende, porque puede la Zeta.  Tanto puede que arrancan 10-13 el último (8º) chukker y lo empatan con goles de Polito y su primo Facundo Pieres (Gonzalo y Nicolás forman el trío de hermanos) a un minuto del final.

En el chukker suplementario, a gol de oro, le queda a Cambasio, que ve cómo se le escapa Nero y le mete un bochazo potente y preciso para que el 4 de La Dolfina defina en diagonal. La pelota va con suspenso hasta los mimbres y Nicolás Pieres parace que llega… pero no. Es gol de oro y campeonato dorado para Cambiaso y Cía. Adolfito, con 102 partidos y 904 goles en la Cetedral, nuevamente se pone la corona. A los 42 años sigue siendo el Rey Palermo.

La Dolfina: Adolfo Cambiaso 8, David Stirling 0, Pablo Mac Donough 2 y Juan Martín Nero 4. Handicap 40.

Ellerstina: Pablo Pieres 8, Gonzalo Pieres 1, Facundo Pieres 3 y Nicolás Pieres 1.

La Dolfina, pentacampeón consecutivo del Campeonato Argentino Abierto de Polo HSBC