El patrón de Cambiaso, un inversor que juega con 58 años al lado del crack y ya disfruta sus brotes verdes