El último partido de la 45º edición del Torneo Internacional se celebró en Sotogrande con la victoria del Dubai Polo Team.

La Copa de Oro Cartier es uno de los galardones más esperados por los expertos del polo, encontrándose en la categoría de Grand Slam, lo que supone la presencia de los mejores jugadores. La final de la 45º edición del Torneo Internacional de Polo, que se celebró el domingo en la urbanización gaditana de Sotogrande, estuvo eclipsada por la presencia del Rey emérito Don Juan Carlos que, para estrenar su aparición, entregó los premios a los ganadores junto a su sobrina, Simoneta Gómez-Acebo, que acudió como representante de Cartier.

Los equipos de polo Dubai y Ayala fueron los finalistas del evento, haciéndose el primero, por segunda ocasión consecutiva, con el ansiado trofeo. El partido tuvo como resultado un 12 a 7, donde 9 de los goles ganadores fueron marcados por el mejor polista del mundo, Adolfo Cambiaso, que tuvo que salir de la cancha por un fuerte golpe en su hombro izquierdo a tres minutos de terminar el partido. Este equipo también obtuvo el primer puesto en la Copa de Bronce Maserati, entregada por la modelo Nieves Álvarez. En cuanto a la Copa Subsidiaria, la victoria fue para el equipo Lechuzas Caracas, que venció por dos goles al Dos Lunas A&G Banca Privada. El banquero venezolano Víctor Vargas es el propietario del equipo triunfador, del que también forma parte su yerno Luis Alfonso de Borbón.

Dos fueron los temas de conversación entre los que participaron en la final de polo. Por un lado, la complicidad entre Don Juan Carlos y su sobrina Simoneta. Por otro, la boda que se celebrará hoy, donde la nieta del fundador de Sotogrande, Paola Zóbel, contraerá nupcias con el jugador argentino del Ayala Team Polo, Santiago Laborde.

Más de 4.000 personas asistieron al evento, destacando rostros tan conocidos como Margarita Vargas, el príncipe Jeffrey de Brunei, Beatriz de Orleans, Hubertus de Hohenlohe, Rosario Domecq y Carmen Martínez-Bordiú, entre otros. Sin olvidar a las autoridades locales de San Roque o al delegado del Gobierno de Andalucía, Manuel Jiménez, que acompañó a Don Juan Carlos, el cuál agradeció el trato recibido y aseguró encontrarse muy feliz. Esta gran afluencia de espectadores ha dejado más de 20.000 euros de beneficio para la Fundación de Hipoterapia Santa María Polo Club.