Se postulan Eduardo Novillo Astrada (h.) y Guillermo Álvarez Fourcade

A mediados de mayo, cuando Francisco Dorignac concluya su presidencia sin posibilidad de reelección, los clubes elegirán al nuevo consejo directivo de la Asociación Argentina de Polo (AAP), para el cual se postulan dos listas: Unión del Polo, encabezada por Eduardo Novillo Astrada (h.), jugador de La Aguada en la Triple Corona, y otra, por ahora sin nombre, liderada por Guillermo Álvarez Fourcade, directivo de Jockey Club Argentino.

¿Qué contexto espera al nuevo consejo directivo? Uno de crisis. Lejos de ser terminal, pero nítido. Desde hace unos años asiste poco público al Abierto de Palermo, el buque insignia de este deporte en el país, cuya recaudación solventa buena parte de la actividad durante el año; el mercado del profesionalismo en el exterior se achica, restringiendo la salida laboral para jugadores, petiseros y productos polísticos argentinos; sobre el uso del predio de Palermo no termina de disiparse una bruma de fin de concesión o expropiación parcial, y no se vislumbra un recambio suficiente de grandes polistas para la gran generación de jugadores de alrededor de 40 años a la que le queda poco tiempo en el alto handicap. En contraste, la AAP parece estar económicamente en buena forma y acaba de ampliar su predio de Pilar, en el que pasó de poseer ocho canchas a doce.

 

Unidad y renovación

Ese episodio fue el disparador de una postulación que se había originado en la intención de cambiar muchas cuestiones: reglas, marketing, organización institucional, difusión, calendarios, base de federados, diferenciación normativa de profesionalismo y amateurismo. Sus colegas pidieron a Novillo Astrada que fuera candidato a presidente y el Nº 2 de La Aguada, de 44 años y 8 goles de handicap, aceptó dos días luego de la final del Abierto.

Unión del Polo, muy activa en Twitter, basa su plataforma electoral en estos puntos: el liderazgo argentino en el mundo, la difusión del deporte, el aumento de espectadores y de jugadores, el fomento al polo amateur y al del interior, el fortalecimiento de los valores deportivos, la profesionalización de los dirigentes, la descentralización administrativa (con subcomisiones más autónomas en la AAP y dotadas de presupuesto propio) y una intensa estrategia comercial.

Quienes se oponen a esta lista objetan que, con los profesionales al mando, éstos tenderán a favorecer a su sector en desmedro de otros y que no habrá rigor al juzgar actos de indisciplina en la Triple Corona y en competencias en que actúen los grandes jugadores. Además, no cayó bien que Novillo Astrada y otros miembros de la AAJP se reunieran con un representante de la Agencia de Administración de Bienes del Estado (AABE), que dispone el destino del Campo Argentino de Polo, sin haber avisado a la AAP.

Cambios y estatuto

Por su parte, Álvarez Fourcade propone un liderazgo que, combinando tradición y profesionalismo, introduzca cambios. Para el capitán de polo de Jockey, la AAP debe basarse en tres pilares: las reglas, el handicap y la disciplina, que será «un desvelo» de su posible gestión y para la que propone «un mismo código de faltas para amateurs y profesionales».

El escribano, que también se define pro consensos, hace hincapié en una mayor utilización del predio de Palermo, con una normalización definitiva del contrato de uso. Y si bien, en caso de vencer, invitará a sus adversarios a trabajar juntos, subraya que la AAP debe ser independiente de todo interés particular y preservar su estatuto, «escrito con enorme sabiduría por los padres fundadores» de la entidad.

La cifra

12 años en tres períodos va a cumplir Francisco Dorignac en mayo: gobernó entre 1987 y 1991, de 2005 a 2009 y desde 2013 hasta la actualidad.