Las nuevas autoridades de la AAP ya comenzaron a tramitar la nueva renovación de la Catedral de Libertador y Dorrego.

Con un nuevo presidente, la Asociación Argentina de Polo comenzó a tramitar la renovación de la concesión del predio de Palermo y trunca el plan de Larreta de mudar La Catedral con el objeto de construir torres de lujo frente al Hipódromo.

El pasado 30 de mayo, la AAP eligió a Eduardo Novillo Astrada hijo, como el nuevo titular de la asociación. El polista era el candidato que apoyaba el Gobierno nacional por lo bajo.

En esa línea, el Ejecutivo ya mantuvo reuniones con el flamante presidente y se encuentran en plenas tratativas para renovar la concesión de las canchas de polo en Libertador y Dorrego.

Tiempo atrás, el mundo del polo había entrado en ebullición cuando comenzó a circular un proyecto que un grupo de empresarios le había presentado a las autoridades de locales y nacionales con el fin de destinar parte del campo de polo de Palermo a la construcción de torres de viviendas de lujo. Aunque desde el Gobierno porteño lo negaron rotundamente y lo mismo hicieron en Casa Rosada.

Las canchas pertenecen a la Agencia de Administración de Bienes del Estado, es decir, el organismo es quien debe cederle las canchas a la AAP. Este, lo maneja Ramón Lanús y pese a ser nacional, se trata de un funcionario del riñón de Rodríguez Larreta.

En el Gobierno nacional les aseguraron a los polistas que por ahora no va a haber torres y advirtieron que «las torres deberán esperar».

No es la primera vez que suele tratar este tema y es una negociación que lleva larga data los terrenos y principalmente la Cancha 2 de Palermo.

De hecho ya hubo una desmentida anteriormente con la anterior gestión de Dorignac sobre los terrenos del Campo de Polo de Palermo.