La Dolfina-Ellerstina: el clásico del polo regresa en Hurlingham con otra final que puede entrar en la historia

El equipo de Cambiaso, que no pierde desde 2012, busca sumar su 11° título seguido de la Triple Corona y llegar a los 40 éxitos consecutivos.

ostumbrados a poner a punto los caballos dentro de las 72 horas previas al compromiso de turno, La Dolfina y Ellerstina , con el 123° Campeonato Argentino Abierto de polo a la vista, afrontarán hoy muchísimo más que una práctica de ajuste de detalles. Las suspensiones por factores climáticos alteraron gran parte del programa original del Abierto del Hurlingham Club , que tendrá su final esta tarde, a tres días del comienzo de Palermo. Un clásico que no pierde su esencia ni los atractivos. Con La Dolfina queriendo prolongar su extraordinaria serie de victorias (39) y títulos (10) de Triple Corona consecutivos y con Ellerstina soñando con provocar el impacto que, desde 2013, parece imposible: derrotar a uno de los mejores equipos de la historia.

Dos realidades

Dos realidades con diferencias nítidas. La Dolfina, en su sexta temporada con esta formación, no ha tocado nada. Apostó desde su génesis por una forma de juego, asociado, de pases, abierto y que sea la bocha la que corra. Lo que sucedió en este lapso fue que encontró un sistema, lo perfeccionó, crecieron las relaciones humanas dentro del grupo, se abrió a una mirada de afuera para sumar (Milo Fernández Araujo), aprendió de los pocos cachetazos que recibió y nunca perdió el hambre de gloria, más allá de los números y de las presiones. Se fortaleció en defensa, es letal en ataque y en el aprovechamiento de sus oportunidades y sabe esperar su momento en el partido. Ganó 58 de los 61 partidos que disputó con Cambiaso, Stirling, Mac Donough y Nero. ¿Inteligencia? Le sobra. «Queremos ganar todo lo que podamos con este equipo», pueden recitar de memoria cualesquiera de sus integrantes. Sin impostar el mensaje: lo sienten así.

Ellerstina no sólo es su clásico rival desde que, en 2005, aunque con otros integrantes, definieron el título en Palermo: también es el que le provocó las únicas tres derrotas de este ciclo a La Dolfina. Es el adversario que, por organización y calidad individual, mayor respeto le inspira al conjunto de Cambiaso. Aun así, en más de una oportunidad comprobó que no tiene margen de error: perdió 12 de las 15 finales que sostuvieron en estas seis temporadas. No hablamos de un par de chukkers fallidos o de lagunas: Ellerstina es plenamente consciente de que aflojar 5 minutos la concentración y una toma errónea de decisiones son suficientes cuando del otro lado está La Dolfina. Situaciones que frente a otros oponentes sobrelleva por mayor jerarquía, variedad y potencial, ante su gran enemigo son allanar el camino a la derrota.

 

Más allá de los factores psicológicos que puedan existir, o no, a la hora de enfrentarse, Ellerstina tiene otro problema comparado con La Dolfina: sigue en la búsqueda de su mejor versión. Y no es casual el dato, porque tiene puntos de conexión con el archirrival: desde 2011, a partir de la salida de Nero, Ellerstina cambió numerosas veces de posiciones y hasta de jugadores, sin terminar de afianzarse. Ha tenido muy buenos momentos y hasta sido campeón de Palermo, pero la búsqueda no cesa por una simple razón: no cuenta con un back natural, sí con jugadores que pueden ocupar ocasionalmente el puesto. Y lo sufre. El domingo pasado, en el partido con Alegría, volvió a acomodarse a un módulo más lógico, con Pablo Pieres de 1, Gonzalito de 2 y Facundo de 3, siempre con Nicolás de back. Probablemente sea la distribución más apropiada, sin soslayar que los números en las camisetas pueden no ser determinantes. Pero sí lo son la esencia, características y necesidades que requieren cada posición.

Con todo, y como decía Fangio, «carreras son carreras y siempre hay que correrlas». Hurlingham vive otro capítulo del clásico de estos tiempos del polo argentino. Con el detalle de que, de 2011 hasta 2015, ha sido un territorio exclusivo de La Dolfina. Inexpugnable.

Si te interesó este contenido, no dejes de compartirlo!

54° Abierto de San Jorge

54° Abierto de San Jorge

Con la vuelta de Nicolás Pieres al polo de alto hándicap en nuestro país, tras la lesión que tuvo en octubre pasado, el domingo 4/9 se definirá en la cancha 2 de Palermo, a partir de las 15.00, el 54° Abierto del Club Hípico Militar San Jorge, por el trofeo Duque de...